lunes, 13 de abril de 2009

Para ir abriendo boca


























Voy a intentar describir en pocas palabras lo que he podido ver y disfrutar en 8 intensos días de montañismo primavero-invernal en Islandia:

Glaciares discurriendo hacia el agua, montañas vírgenes de nieves perpetuas, fiordos interminables, más y más nieve, rutas y vías sin nadie en 50 kms a la redonda, ascensiones perfectas entre nieve, sol, viento, ventisca, tormenta, viento del círculo polar ártico... todo eso concentrado en peninsulas volcánicas llenas de fumarolas, geiseres y cráteres. Todo ello conforman Islandia, un paraiso para el alpinismo y para el esqui de travesía en el que pocos se aventuran...

Recomendable, NUNCA ¿porque?Islandia engancha.
Saludos.

2 comentarios:

vidal dijo...

Que cabr...!!! ahí me has dado donde más me duele... ¡Islandia!... ¡y con esquís!... ¡¡¡Dios que envidia!!!... estoy llenando el teclado de babaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas... eso no se hace neno!... Ya te sacaré información ya... un abrazo esgallero!!!

Alex dijo...

La información que quieras yo te daré hijo del metal, hermano de la nieve...

Un fuerte abrazo desde la tierra de Breogán, recién llegado de usurparle el trono a Odín.

JAJAJAJJA.

Un abrazo.